lunes, enero 07, 2013

Crónica de un viaje y un festival: PADANG ROCK FESTIVAL


De la mano de sus majestades de oriente (y tras recuperarnos de los días y noches de fiesta, de los trancazos y esas cosas…) ha llegado la crónica de la última aventura musical de La Batuta: el Padang Rock Festival celebrado el pasado fin de semana en la localidad gaditana de Chiclana, emplazamiento de playas paradisiacas, como muchas otras localizaciones de las costas gaditanas, que nada tienen que envidiar a los conocidos paraísos tropicales al otro lado del océano.

27, 28 y 29 de diciembre de 2012, jueves, viernes y sábado, tres noches de festival con grupos nuevos y viejos conocidos ya de La Batuta que prometían ser de lo más intenso, y todo con la guinda de un DJ diferente al final de cada noche. La cosa prometía y, pese a los numerosos contratiempos, no decepcionó. El entorno no fue el esperado, la iluminación no fue la mejor, no hubo juegos de luces ni colores ni humo, casi no había techo que nos protegiera de la lluvia el último día,… sólo hubo artistas con todas sus ganas y música, buena música. Y ¿qué más se puede pedir?

Un festival super organizado con mucha antelación que sin embargo, tuvo que enfrentarse a imprevistos de ultimísima hora que habrían echado por tierra la mayoría de planes, pero que no pudieron con el Padang y con las ganas de sus organizadores. Surgieron las alternativas y las soluciones sobre la marcha y todo siguió adelante, más o menos como estaba previsto.

Kenedy

Nosotras estábamos citadas para cubrir el festival los dos últimos días, pues el primer día era más una fiesta de presentación y además jueves, que es más complicado para los que vamos desde fuera. Y nos plantamos en Chiclana el viernes con tiempo de sobra para llegar a la sala Padang-Padang a eso de las 22:00 horas previstas en el programa, después de haber pasado por el hostal, haber cenado tranquilamente, etc. Pero una vez llegamos… sorpresa sorpresa, la sala estaba cerrada a cal y canto y por allí no había ni un alma. Tirando de redes sociales y contactos nos enteramos de los cambios de última hora, pues con tanto trajín de búsqueda de alternativas y soluciones desesperadas, de citar antes a los grupos (pues los conciertos se adelantaron un par de horas), de transporte de equipos y montaje, hubo algunos problemillas de comunicación, comprensibles por otro lado, pero que nos hicieron llegar casi al final de las actuaciones del día. De hecho, solamente vimos la última actuación cuando logramos encontrar el nuevo emplazamiento del festival, y después de ver el formato más acústico de KENEDY en el Granapop, disfrutamos mucho con el sonido de la banda al completo, aunque fuera poquito y por los pelos.

La situación derivó de tal modo debido a la “incopetencia”, podríamos decirlo así, de los nuevos gerentes de la sala Padang-Padang, pues durante la primera noche del festival, tras una actuación brillante del grupo local PUT OFF, que cogieron el escenario con muchas ganas y poca ropa, al poco de comenzar la actuación de PLAN MARSHALL, procedentes del Puerto de Santa María, se presentó una inspección que irrumpió en pleno directo de este segundo grupo y encontraron a menores con bebidas alcohólicas, debido a las carentes medidas de control de la entrada por parte de la sala, y descubrieron que la sala tampoco estaba “en regla” para celebrar un evento de estas características, con lo cual se aguó la fiesta y se procedió a la clausura del local.

Fuera de juego

Así comenzó la odisea para los organizadores, que lograron salir del paso con mucho esfuerzo y estrés a sus espaldas; hicieron todo lo que pudieron, y eso hay que reconocerlo, para que no se tuviera que cancelar el festival en pleno desarrollo. Y consiguieron durante el siguiente día encontrar un espacio donde celebrarlo, pero empezando las actuaciones como mucho a partir de las 8 de la tarde, pues a media noche había que cortar el sonido en directo debido a que se trataba de un espacio abierto. Trasladaron y montaron todos los equipos que pudieron a velocidad de vértigo, citaron antes a todos los grupos y el viernes actuaron AMNESIA, JEUNET y KENEDY, solamente los chicos de FUERA DEJUEGO no pudieron estar ese día, pero se incorporaron a las actuaciones del sábado, que fueron vertiginosamente rápido para dar tiempo a todos los grupos, pero aún así, todos dieron lo mejor de sí mismos sobre el escenario y sonaron de escándalo.

Nos quedó la espinita de no poder escuchar el directo de grupos ya conocidos nuestros de festivales anteriores (como el Panorámico) y que nos gustan tanto como AMNESIA y JEUNET, aunque nos consta que hicieron aquello a lo que nos tienen acostumbradas, unas actuaciones magistrales; especialmente nos dolió en el alma no poder fotografiar a Rafa de AMNESIA con su flor colocada primorosamente en su pie de micro para nuestra cámara… Pero nos resarcimos con una buena foto de familia al final de la noche con todos los chicos que pasaron ese segundo día de festival por el escenario “improvisado” del Padang Rock Festival.



Mohevian y Oudry 

Y tras una jornada recorriendo las preciosas playas de Chiclana, buscando emplazamientos especiales para sesiones de fotos y jugando con las olas… disfrutamos de principio a fin de todas las actuaciones del último día de festival. Desde los niños de nuestros ojos de OUDRY, que abrieron con poquita gente, algo de lluvia y todo su encanto, pasando por el reencuentro con la bailable música e inconfundible voz de nuestros queridos extremeños MOHEVIAN y el directo de FUERA DE JUEGO, que ya nos habían conquistado con su música y eso que aún no habíamos disfrutado de su impecable sonido en directo, hasta las energéticas actuaciones de THE MAHANDELINS y DURBAN POISON que cerraron, cambiando radicalmente de estilo, el Padang Rock Festival.

La gente fue progresivamente llenando el lugar para ir animándose más y más conforme avanzaba la noche y las actuaciones, todo a gran velocidad por la escasez de tiempo y por la incorporación de una banda más en este último día como comentábamos, sin prácticamente pruebas de sonido y aún así, sonando tan bien… así es como se sabe dónde hay calidad y profesionalidad, como la de todos estos músicos que con unas condiciones muy por debajo de las esperadas y con muchos cambios de última hora, llegaron y tocaron genial y agradecieron la oportunidad. Hay que tener clase y ser muy respetuoso cuando te subes a un escenario.

The Mahandelins

Nos despedimos de los grupos en esa noche de sábado y de los organizadores de este festival que se podían ir a dormir tranquilos después de ver que a pesar de todo salió adelante, los grupos actuaron, la gente acudió y todo fue razonablemente bien, cosa que no siempre ocurre con la improvisación y tantos factores en contra. Nuestra más sincera enhorabuena por ello.

Además, después de todo, en La Batuta disfrutamos especialmente de este viaje y de perdernos mirando más los paisajes que la carretera a la vuelta… llegando gracias a ello, y sin proponérnoslo, hasta un sitio tan bellísimo como Tarifa, de cuyas playas nos enamoramos, y hasta el mirador del Estrecho, cuyas vistas nos sorprendieron… apuntando por el camino algunas localizaciones interesantes para espectaculares sesiones de fotos.

[Galería de fotos]


Fotografía: Silvia Tinoco / Redacción: Esther Montero

Esther Montero

CEO and Founder

Quería que los artistas emergentes con pocos recursos que me gustaban tuvieran oportunidad de promocionarse y fundé La Batuta. También soy periodista, así que me leerás en Crazyminds y Diario Sur.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos das tu opinión?