jueves, abril 18, 2013

De Rubén Pozo a Talavera Spring: crónica de un fin de semana intenso

Vaya fin de semana que nos hemos pegado. Nos pasamos todo el domingo viajando para volver a casa pero mereció la pena. 

OUDRY
Empezamos el viernes viajando a Sevilla para apoyar a Oudry. Nuestros chicos abrían el último concierto de Live The Room para el ex Pereza Rubén Pozo. Preciosa quedaba la sevillana Sala Obbio con ellos dentro. Dándolo todo, como siempre, ante un público que, aunque siempre parece impaciente en estos casos, les acogió muy bien. Y con Vertical abandonaron el escenario, no sin hacer antes un pequeño guiño a Rubén Pozo con un tema de Buenas Noches Rose.

Rubén Pozo tiene pose de estrella, pero sólo en el escenario. A guitarra y voz se enfrentó a las más de cien personas que le esperaban –algunas habían hecho cola en la puerta para verle horas antes– y vestía de bromas el vértigo que tiene que dar enfrentarse en solitario a tu propio espectáculo sin el respaldo de una banda. También regañó a quienes hablaban al fondo inclinados en la barra. Pero nos olvidamos pronto entre Chavalita, Invierno, La Pegatina y los éxitos de Pereza. Y eso que al principio abría tímido la noche con Nombre de canción. Al final nos conquistó.

RUBÉN POZO
Ya desde la cena preconcierto y luego entre canción y canción de Rubén Pozo, los chicos de Oudry se esforzaban en convencernos para que, al día siguiente, nos fuésemos con ellos al Talavera Spring (Talavera de la Reina, Toledo). Como encargados de abrir el festival a las 2 de la tarde, tendríamos que salir de Sevilla muy temprano, además de cambiar nuestros billetes de tren y reservar una habitación más en el hotel de Talavera. Y como ya veréis por el título de esta crónica, no se tuvieron que esforzar mucho porque caímos y a las 8 de la mañana nos metimos en la furgoneta rumbo al festival.

En los festivales todo se retrasa, lo sabemos. Así fue como tuvimos la oportunidad de ver la prueba de sonido de Izal, también pudimos acomodarnos en el hotel tranquilamente y tomar algo. Cuando Oudry por fin subió al escenario fue un gustazo poder ver por fin a la banda al completo, con Javi al bajo y Tamara a la batería. Sonaban grandes, contundentes, tímidos al principio, pero supieron aprovechar el momento y hacer suyo el escenario, a pesar de la hora.

FULL
De New Old Stocks ya nos enamoramos escuchando su disco, uno de nuestros recientes descubrimientos. Parece que está volviendo con fuerza el sonido sureño y que además gusta. New Old Stocks fueron los primeros en demostrarlo con su estilo y con su música. Después le tocó el turno al dúo KUVE, que presentaron disco en un formato acústico que dejaba brillar más aún la voz de Maryan. Una chica llena de energía, por cierto, porque no paró de bailar con La Unión, ya casi de madrugada.

Con la fuerza de Multielásticos y Paramétrica, con Dani sentado en el escenario y todo, nos retiramos a descansar un rato (refrescarse un poco, cambiar zapatos y esas cosas). Los sevillanos Full abrieron el horario nocturno con sus pegadizas melodías. Llegaban los primeros bailes. Aunque los que desataron auténticos corrillos fueron los chicos de Ukelele Clan Band: ukeleles, banjo, cencerro, tabla de planchar... Apuestan claramente por un estilo bien definido y lo explotan. Geniales.

En la segunda parada, esta vez para comer algo, la cena se nos fue un poco de las manos y llegamos tarde a Laia Vehí. Pero no podía decaer la fiesta que llegaba Izal. Directo increíble el de estos chicos, como siempre, que abrieron con un juego de mazas y loops inesperado. Aunque el mejor momento se lo llevó la colaboración de Maryan de KUVE en el tema Qué bien. Al final, y como nos tienen acostumbrados, acabaron por los suelos del escenario y abajo conquistando a nuevos fans.

Oudry - Full - KUVE

Recta final del Talavera Spring. Un festival para todos los públicos o para distintas generaciones. Pasada la medianoche La Unión arrancaba su concierto entre juegos de luces y con un vocalista por el que no parecen pasar los años, no físicamente, sino en energía. Cuando reconocimos temas como Sildavia o Falso Amor nos dimos cuenta de que los años también pasan para nosotras, quizás menos, pero pasan. Otro incombustible es Chimo Bayo. No lo habíamos visto nunca en directo, más allá del recuerdo que tenemos de él allá por los 90, así que teníamos que resistir al cansancio para ser testigos de este momento histórico. El ju-ja maquinero tuvo saltando al personal más de una hora. Nosotras no aguantamos tanto...

Nos fuimos contentas por habernos decidido a ir hasta Talavera. Por lo bien que lo pasamos, por el ambiente y por toda la gente a la que por fin pusimos caras: los compis de Circus Community, El Perfil de la Tostada, EMusic y nuestras pistas de "Buscad a La Batuta con un pañuelo de leopardo". Dos besos también le dimos a la gran Wilma Lorenzo o a los chicos de Veintiuno. En fin, que si hay que repetir el año que viene, ¡no nos lo pensamos!

Silvia Tinoco

CEO and Founder

Quería que los artistas emergentes con pocos recursos que me gustaban tuvieran oportunidad de promocionarse y fundé La Batuta. También soy periodista, así que me leerás en Crazyminds y Diario Sur.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Nos das tu opinión?